diumenge, 13 d’abril de 2014

CREAN AIR ANDORRA PARA LLEVAR RUSOS AL PRINCIPADO

La Generalitat 'regala' a Andorra un aeropuerto de 10 millones de €.

La Generalitat ha convertido el aeródromo de la Seu d’Urgell, en el norte de Lleida, en aeropuerto de La Seu-Andorra, con el objetivo de llevar turistas rusos al Principado. Hasta ahora la Generalitat se ha gastado en esta infraestructura 10 millones de euros, pero como reconoce la propia administración catalana en la Memoria Económica del plan urbanístico para ampliar el aeropuerto, el mayor beneficiario de la operación serán los andorranos y apenas Cataluña.
El aeropuerto leridano empezará a operar como tal este verano. Incluso un grupo de empresarios andorranos había impulsado su propia línea aérea: Air Andorra, con el objetivo de llevar turistas rusos del aeropuerto de El Prat hasta el de la Seu Andorra. Curiosamente a principio de este año, Patrick Pérez, el propietario de los grandes almacenes andorranos, Pyrénées, el equivalente a El Corte Inglés en Andorra, se desvinculó de la compañía, que quedó exclusivamente en manos de inversores españoles, entre los que destacan, Rafael Calabria y el notario Enrique Viola, hijo del ex alcalde de Barcelona, Joaquim Viola.
El nuevo aeropuerto de Andorra, pero en suelo catalán y financiado con dinero catalán, empezará a operar este verano. El proyecto es que Air Andorra lleve turistas rusos ricos desde el Aeropuerto de El Prat, donde Air Andorra tiene su sede, hasta el de la Seu, situado a 10 kilómetros del Prinicipado pirenaíco.
El aeródromo de la Seu fue comprado a la familia Betriu por la Generalitat, en 2007, cuando Joaquim Nadal  (PSC) era el responsable de Obras Públicas. El coste de la adquisición se situó en 9 millones de euros.
Desde entonces, el aeródromo de alta montaña languidecía y además tenerlo operativo le costaba dinero a la Generalitat cada año. En esta tesitura, la apuesta del conseller de Territorio, Santi Vila, ha sido gastarse un millón más y convertirlo en el aeropuerto de Andorra.
Vila está intentando firmar un convenio con Andorra, para que el Gobierno andorrano asuma los costes operativos del nuevo aeropuerto, a través de la firma de un convenio. Pero por ahora los andorranos no han puesto un duro, a la espera de cómo evolucione el negocio de Air Andorra en los primeros meses.
Aeropuerto Andorra -La Seu. (Aeroports de Catalunya)Planes de ampliación
Pese a lo incierto del negocio, y a que la temporada alta del turismo en Andorra está vinculada a la nieve, la Generalitat tiene planes para ampliar el aeropuerto, en caso de que su operativa deje de ser deficitaria.
En las bases económicas de la modificación urbanística que se prevé llevar a cabo en caso de que el aeropuerto entre en beneficios, se señala que se invertirán otros 26 millones para crear una gran instalación pensada para jets privados. Ninguna de estas partidas saldría de Andorra.
                                                                              Fuentes de la conselleria de Territorio justifican este plan porque por un lado Algüaire, otro aeropuerto de Lleida, no puede dar servicio al turismo de nieve y está demasiado lejos de Andorra y porque ésta ha sido la única manera de empezar a rentabilizar esta instalación y los 9 millones que ya se había gastado el anterior gobierno catalán.
Andorra, la gran beneficiada
En esta memoria se reconoce que, en caso de éxito, Andorra será la gran beneficiada. Andorra recibirá el 75% de los pasajeros previstos. En 2015 se prevé que esta cifra llegue a 8.400, lo que multiplicaría por ocho el tráfico actual de una instalación deficitaria y en estado agónico.
El impacto económico total producido en el territorio hasta 2030 se prevé que sea de 120 millones, de los cuales casi 25 impactarían en Cataluña y poco más de 95 sobre Andorra”, señala la memoria, valorando la ampliación.
Contando sólo los 10 millones iniciales, el nuevo aeropuerto de La Seu sería, en la práctica y por volumen, el mayor proyecto de cooperación internacional de Cataluña, con la ironía de que no se trata de ayudar a un una país del Tercer Mundo, sino a Andorra, que tiene una renta per capita de 35.000 euros, mayor incluso que la de Cataluña.